Curado del Concreto.

El curado es el proceso por el cual se busca mantener saturado el concreto hasta que los espacios de cemento fresco, originalmente llenos de agua sean reemplazados por los productos de la hidratación del cemento. El curado pretende controlar el movimiento de temperatura y humedad hacia dentro y hacia afuera del concreto. Busca también, evitar la contracción de fragua hasta que el concreto alcance una resistencia mínima que le permita soportar los esfuerzos inducidos por ésta.

La falta de curado del concreto reduce drásticamente su resistencia.

Existen diversos métodos de curado: curado con agua, con materiales sellantes  y curado al vapor. El primero puede ser de cuatro tipos: por inmersión, haciendo uso de rociadores, utilizando coberturas húmedas como yute y utilizando tierra, arena o aserrín sobre el concreto recién vaciado.

 

El curado al vapor tiene la gran ventaja que permite ganar resistencia rápidamente. Se utiliza tanto para estructuras vaciadas en obra como para las prefabricadas, siendo más utilizado en las últimas. El procedimiento consiste en someter al concreto a vapor a presiones normales o superiores, calor, humedad, etc. El concreto curado al vapor, deberá tener una resistencia similar o superior a la de un concreto curado convencionalmente (CI.5.11.3.2). Los cambios de temperatura no deben producirse bruscamente pues sino, ocasionan que el concreto se resquebraje.

(Teodoro, 2005)

El curado del hormigón de los forjaos es muy importante, especialmente en tiempo seco, caluroso y con viento, por tener una superficie expuesta muy amplia.

Durante el fraguado y primer periodo de endurecimiento del hormigón, deberá asegurarse el mantenimiento de la humedad del mismo mediante un adecuado curado, que podrá realizarse mediante riego directo que no produzca deslavado.

En general se recomienda un periodo mínimo de 3 días en invierno y 5 días en verano

Todas las losas de concreto recién coladas y acabadas deberán curarse y protegerse contra un secado rápido, contra cambios violentos de temperatura, y contra daños provocados por el transito y las construcciones subsecuentes.

El curado deberá comenzar lo mas pronto posible después del acabado. El curado necesario para asegurar la continua hidratación del cemento y el desarrollo de resistencia del concreto.

Cuando el trabajo con el concreto continua durante periodos en condiciones ambientales adversas, se hace necesario tomar precauciones especiales, por ejemplo:

A) En los climas fríos, se deberán hacer arreglo anticipados para calentar, cubrir, aislar o encerrar al concreto.

B) el trabajo en climas cálidos podría requerir precauciones especiales contra secado y evaporaciones rápidas y contra temperaturas excesivamente altas.

(Steven H. Kosmatka y William C. Panarece , 1992)