Pruevas Destructivas.

El propósito fundamental de medir la resistencia de los especímenes de pruebas  de concreto es estimar la resistencia del concreto en la estructura real. El énfasis está en la palabra “estimar”, y realmente no es posible obtener más que una indicación de la resistencia del concreto en una estructura puesto que la mima depende, entre otras cosas, de lo adecuado de la compactación y del curado.  La resistencia de un espécimen  de prueba depende de su forma, proporciones y tamaño, de modo que un resultado de prueba no da el valor de la resistencia intrínseca del concreto.

 

Los corazones también pueden utilizarse para descubrir separación por acumulación de agregado o para verificar la adherencia en las juntas de construcción o para verificar el espesor del pavimento.

 

Los corazones se cortan por medio de una herramienta giratoria de corte con broca de diamante. De esta manera se obtiene un espécimen cilíndrico, que contienen algunas veces fragmentos empotrados de acero de refuerzo, y que tiene normalmente superficies terminales que están lejos de ser planas y a escuadra.

 

Tanto las normas británicas como las ASTM especifican un diámetro mínimo de 100mm, con el requisito de que el diámetro sea al menos tres veces el tamaño máximo del agregado; sin embargo, la norma ASTM C 42-90 permite, como un mínimo absoluto, que la relación de los dos tamaños sea 2.

(IMCYC, 1999)

Corazones de concreto

Si se confirma la baja resistencia, se extraerán tres corazones por cada resultado abajo de f´c en más de 35k/C2 (para la referencia 6: en más de 50k/c2). La relación longitud/diámetro del cilindro o corazón será de preferencia y como máximo de 2:1. Los tamaños más usuales son de 15 x7.5 cm o de 20x10 cm, pudiéndose  aceptar  como mínimo hasta 1:1, multiplicado la resistencia obtenida por un factor de corrección (norma NMX -169).el diámetro debe ser por lo menos  dos veces (de preferencia tres veces) el tamaño máximo del agregado grueso. 

Debe tenerse cuidado que al hacer la perforación la máquina no se detenga hasta terminar para evitar que la broca forme escalones o muescas en la superficie cilíndrica del corazón, que podrían ocasionar concentraciones de carga durante la prueba.

 

Prueba de compresión de corazones

Si la estructura va a estar en un ambiente seco durante su vida de servicio, los corazones extraídos para la prueba deberán secarse al aire durante siete días y probarse en seco. Si la estructura va a trabajar dentro de un ambiente húmedo se sumergirán los corazones de agua saturada de cal durante 48 horas (según la norma NOM: 40 horas) y probarse en húmedo.

 

Resultado de la prueba de corazones

El concreto se considerará adecuado si el promedio de resistencia a la compresión de los tres corazones es mayor o igual que un 85% de f’c especificada y si ningún corazón tiene una resistencia menor del 75% de la f’c. Si hay alguna duda se puede repetir la prueba una sola vez.

Si se confirma la baja resistencia, el supervisor decidirá, tomando en cuanta los criterio del undécimo párrafo de la introducción, si el elemento deberá demolerse o si procederá sólo una penalización económica al contratista.

Deberá corregirse la causa revisando el contenido de cemento, el proporcionamiento, los agregados, la relación A/C, un mejor control o la reducción del revenimiento, el mezclado, la transportación, una reducción en el tiempo de entrega, el control del contenido de aire, colocación en los moldes y sobre todo la compactación y el curado.

Si los corazones resultan persistente de mayor resistencia que los cilindros, se revisarán los procedimientos de fabricación de cilindros y el equipo de laboratorio, y sobre todo el curado, la trasportación de los cilindros, el cabeceado y calibración de la prensa

(Federico, 2004)

Las pruebas destructivas son aquellas en que las propiedades físicas de un material son alteradas y sufren cambio en la estructura, su razón de ser estriba más en el estudio de piezas posteriores, que en un preventivo de la pieza examinada. Al contrario de las pruebas no destructivas, que basan su cometido en el intento de determinar si la pieza analizada puede seguir cumpliendo con la función para la que fue creada.

Hay tres pruebas destructivas:

Corazones de concreto: si se confirma la baja resistencia, se extraerán tres corazones por cada resultado debajo de f’ c en mas de 35 k/c2. la relación longitud/diámetro del cilindro o corazón será de preferencia y como máximo de 2:1. los tamaños mas usuales son de 15 x 7.5 cm de 20 x 10 cm, pudiéndose aceptar como mínimo hasta 1:1, multiplicando la resistencia obtenida por un factor de corrección.

Pruebas de compresión de corazones: si la estructura va a resistir en un ambiente seco durante su vida De servicio, los corazones extraídos para la prueba deberán secarse al aire durante siete días y probarse en seco. Si la estructura va a trabajar dentro de un ambiente húmedo se sumergirán los corazones en agua saturada de cal durante 48 horas y probarse en húmedo.

(Federico González Sandoval, 2009)