Pruevas no Destructivas.

Los ensayos no destructivos respetan la integridad y características de las piezas o materiales. Por ejemplo los organolépticos, los basados en radiografías, los magnéticos, los de ultrasonidos, los de esclerómetros, los utilizados para fijar las resistencias de pilares de hormigón, etc.

(Ceac, 2007)

Entre los ensayos no destructivos citaremos los siguientes:

- Ensayo de bola: se proyecta mediante un resorte una bola contenida en un tubo y se mide la altura de rebote de la bola después de percusión sobre la superficie del hormigón. Este ensayo no es válido más que para la capa del hormigón próxima a la superficie.

 - Ensayo mediante ondas sonoras: se mide la velocidad de propagación de las ondas sonoras en la masa del hormigón. Este ensayo de aplicación normal permite determinar las variaciones de homogeneidad, las goteras, las fisuras y la posición de las armaduras.

- Ensayos mediante isótopos radiactivos: empleando un haz de neutrones puede determinarse, como hemos dicho, el contenido de agua. De la medida de la absorción de la radiación gamma puede deducirse la densidad, ya que, en efecto, se sabe que la absorción de esta radiación varía de forma proporcional a la densidad del cuerpo sometido a ella.

(P. Galabru, 2004).

Las pruebas no destructivas son aquellas en que las propiedades físicas de un material no se alteran ni sufren cambio en su estructura, y que van encaminadas a verificar el buen estado de la pieza para su reutilización.

Algunos aparatos:

Pistola de Windsor: a base de sondas de acero endurecido para probar la dureza del

Concreto; no se puede utilizar en elementos delgados o en tuberías.

Martillo de Smith: esclerómetro, martillo suizo o martillo de impacto, el tipo M es el que se utiliza, el tipo L es el mas pequeño para muros delgados. con el esclerómetro deberán hacerse comparaciones en la misma obra, sobre otros elementos semejante al tamaño, forma y cantidad de refuerzo que si hayan resultado con resistencia satisfactoria.

Ultrasonido: los resultados deben verificarse contra los obtenidos por métodos e interpretado por un técnico experimentado, se pueden detectar grietas, desuniformidad del concreto, daños por ataques del sulfatos, por congelamiento o por fuego, existencia de zonas de reparaciones necesarias.

(Federico González Sandoval, 2009)