Recepción del Concreto

Antes de pedirlo tendremos que planear las distintas faces de hormigonado de la estructura, definiendo:

 

Los volúmenes y tipos de cada fase, así como la duración de cada una de ellas, teniendo en cuenta que llegará normalmente en cargas de 6 metros cúbicos.

 En función  del tipo de elemento a hormigonar y de los medios de puesta en obra (vertido y compactado), será conveniente definir la cadencia con que deben llegar dichas cargas a la obra.

La previsión de los recorridos de acceso de los camiones hormigonera a la obra en cada una de las fases, así como el lugar de descarga de los mismos.

 Aparte de esto, debemos de tener en cuenta las siguientes consideraciones en el momento de la recepción de las cargas:

  Debemos expresar la prohibición absoluta al personal de la obra, de inducir al suministrador a añadir agua durante el suministro.

 Comprobación sistemática de todos los albaranes de suministro para verificar que se ajustan al pedido, rechazando aquellos cuya consistencia o resistencia no cumpla con la especificada.

  Comprobación de que no se supera la hora límite de hormigonado.

  Previsión de un espacio adecuado para llevar a cabo las labores de confección y conservación de las probetas de hormigón, impidiendo su manipulación o traslado durante el periodo de conservación de obra (entre 24 y 28 horas) y procurando que mientras tanto se mantengan protegidas de la intemperie.

(Francisco, 2008).

La aceptación y recepción del concreto es uno de los temas de vital importancia en cualquier obra civil, y es muy importante para el o los ingeniero(s) encargados conocer todas las acciones a tomar en cuenta antes de iniciar el vaciado del concreto. A continuación hablaremos en detalle de las verificaciones más comunes que deben tener en cuenta a la hora de recepcionar el concreto fresco:

· Verificación del recibo de envió o factura del proveedor de concreto.

· Comprobación de características del concreto o pruebas al concreto fresco, esto varía de acuerdo a las especificaciones técnicas de la obra o exigencias del cliente o dueño del proyecto. Trataremos más adelante las más comunes y casi obligatorias que deben tomar en cuenta.

· Revisión de las condiciones de mezclado y transporte.

· Control del volumen de la mezcla.

(Federico González Sandoval, 2009)