1.7 Juntas de construcción

Las juntas de construcción se forman cuando se coloca concreto sin endurecer sobre concreto que ya se ha puesto tan rígido que no puede incorporarse al nuevo concreto en el viejo por vibración. El primer paso es limpiar la superficie expuesta. Después, suele ser aconsejable el corte en el concreto fresco, en especial si el concreto expuesto no es de la más alta calidad. Esto requiere del uso de un chorro de aire y agua a unas 100lb/pulg2 para eliminar los fragmentos y el concreto de superficie inferior. Luego para la limpieza final, la superficie se debe limpiar con chorro de arena o con fricción vigorosa con cepillos de alambre fino, antes de colocar el concreto nuevo. Después de limpiar con chorro de arena, la superficie se debe lavar con todo cuidado y dejarla secar. Antes de depositar el concreto nuevo, la superficie debe cubrir con ½ pulg. de mortero de la misma dosificación que el concreto. El mortero debe ser aplicado en la superficie con escobas de alambre o aplicarlo con una pistola de aire. La primera capa del concreto nuevo se debe colocar antes de que se haya secado la capa de ½ pulg. de mortero.

 

Juntas para contracción y dilatación.

 

Una junta de contracción es un corte en el concreto. Su anchura puede ser de ¼ o de 3/8 de pulg. y de una profundidad entre 1/6 y ¼ de espesor de la losa. El corte puede hacerse con una sierra mientras el concreto todavía está fresco, pero antes de que se desarrolle cualquier esfuerzo apreciable por la contracción. También la junta puede formarse insertando una tira de material para juntas antes de que fragüe el concreto o con la ranuración de la superficie durante el acabado. El espaciamiento entre las juntas depende de las mezcla, resistencia y espesor del concreto y de las restricciones a la contracción. Las juntas de dilatación se utilizan para evitar el agrietamiento debido a cambios dimensionales térmicos en el concreto.

(Merritt. 1992.)

 

 

 

 

 

Juntas transversales de contracción

 

Son juntas que se colocan perpendicularmente al eje de trazo y se separan entre sí, para controlar el agrietamiento inducido por esfuerzos debidos  a contracción y a cambios diferentes de temperatura y de humedad. Típicamente, las juntas transversales de contracción  se orientan formando ángulos rectos con el eje de trazo y con la orilla de los carriles del pavimento.

 

Juntas transversales de construcción

 

Son juntas que se instalan al terminar la operación diaria de pavimentación o al ocurrir cualquier tipo de interrupción. Estas juntas se colocan de ser posible en el lugar donde se ha proyectado tener una junta definitiva.

 

Juntas transversales de dilatación / juntas de aislamiento.

Son aquellas que se colocan en lugares que permiten el movimiento, sin dañar las estructuras adyacentes, o a la propia estructura.

(IMCYC, 1995).

 

Las juntas de construcción, a diferencia de las juntas de expansión. Se exigen la las operaciones de construcción, pero no necesariamente permiten el movimiento a través de la junta. Debe planearse la ubicación de las juntas de construcción antes de la colocación, y hay que ceñirse a estas ubicaciones como sea posible. Generalmente dichas juntas marcan la parte superior de un colado, el extremo de un monolito, o el final de un día de trabajo. Hay que procurar que estén apropiadamente localizadas, limpias y bien adheridas.

 

Juntas de construcción no planeadas.

 

Los daños en el equipo, la falta oportuna de entrega del concreto, o muchos otros problemas de construcción pueden obligar a detener el proceso de colocación del concreto en sitios diferentes a los planeados previamente. El diseñador y el supervisor deben exigir que, con bastante anticipación, se hagan planes y detalles tentativos para la instalación para las tales juntas de construcción no planeadas, cuando surja la necesidad de una junta de construcción no planeada, conste con el diseñador respecto a los posibles efectos de la junta en el comportamiento estructural o en la seguridad. Cuando no se indiquen las juntas en los planos, localice y construya tales juntas de modo que perjudique lo menos posible la resistencia de la estructura. En la construcción de juntas no planeadas, observe todas las precauciones y métodos discutidos anteriormente.

(American Concrete Institute, 2002)

 

 

 

Se puede resumir los requerimientos esenciales para el funcionamiento satisfactorio de una junta en una estructura de concreto reforzado como sigue:

 

1.- una junta debe exhibir un comportamiento bajo cargas de servicio igual en calidad al de los miembros que une.

2.- una junta debe poseer una resistencia que corresponda al menos a las combinaciones más adversas de carga que podrían soportar los miembros adjuntos, varias veces de ser necesario.

3.- normalmente la resistencia de la junta no debe gobernar la de las estructura, y su comportamiento no debe impedir el desarrollo de toda la resistencia del miembro adjunto.

4.- otras características notables del diseño de la junta debe ser la facilidad de construcción y el acceso para depositar y compactar el concreto.

 

Juntas de rodillas.

 

En muchas estructuras es necesaria la continuidad entre dos miembros adyacentes, aunque los elementos se encuentren formando un ángulo. El ejemplo más común es la junta de esquina de un marco de portal. Las fuerzas internas generadas en este tipo de junta de rodilla pueden provocar fallas dentro de la junta antes de que se logre la resistencia de la viga o columna, la que sea más débil.

 

El tamaño relativo de los miembros y de la magnitud de las acciones efectuadas no solo el comportamiento si no también los limites prácticos de detallado. En una conexión de losa a muro es deseable omitir todo el refuerzo secundario. Por otra parte, en una junta apreciable de columna-viga, será necesario utilizar estribos adecuados, semejantes a los que se usan en los miembros adyacentes. En una junta que es larga en la dirección transversal (por ejemplo, entre la losa de puente y su muro de estribo de soporte). Este tipo de restricción puede suprimir efectivamente las grietas de fisuración, que se pueden desarrollar en los anclajes dentro de las junta. No debe desperdiciarse el carácter tridimensional del mecanismo  resistente en las juntas.

(Park, et. al. 1994)

 

Las juntas entre paneles de concreto arquitectónico deben considerarse como el eslabón más débil de todo el conjunto de estanqueidad de los muros. El diseño y ejecución de las juntas es, por tanto, de mayor importancia, y deben ser efectuadas de una manera racional y económica. Una junta se diseña específicamente para corregir el agrietado de estanqueidad en su exposición a la intemperie. Además, el fin y la función del edificio también fijaran las exigencias funcionales de conjunto.

-El diseño de una junta se rige principalmente por:

-Exposición a la intemperie.

-Función del edificio.

-Exigencias estructurales.

-Aspecto.

-Economía.

 

Los siguientes criterios de diseño deben ser valorados en relación con         la importancia relativa de los criterios expuestos arriba:

 

-Tipo de juntas.

-Numero de juntas

-Situación de juntas.

-Tratamiento arquitectónico de las juntas.

-Separación de juntas.

-materiales de las juntas.

 

Las juntas normales entre paneles se diseñan para acomodarse a los movimientos locales de los muros más que a los movimientos acumulativos que exigen una junta de dilatación situadas en lugares adecuados. Cuando una junta de dilatación tenga que ajustarse a movimientos considerables se deberán diseñar tan sencillas como sea posible para que pueda funcionar como se pretende. Esto puede producir un aspecto algo diferente del de una junta normal y se recomienda al arquitecto que la trate como una forma arquitectónica o simplemente que la deje como una junta de dilatación, diferente pero vista. Los materiales para junta de dilatación se deben escoger por su capacidad para absorber los movimientos frecuentemente apreciables y aun así funcionar como cierres. En la mayoría de los casos, esto significara unos materiales de junta de estanqueidad especiales de los que existen en gran cantidad.

(IMCYC, 1996)