Concreto Lanzado

El primer uso que se dio al concreto lanzado consistió en un recubrimiento, el naturalista y embalsamador estadounidense Carl E. akeley invento en 1907 su máquina para lanzar morteros, utilizada para recubrir la deteriorada fachada del Field Columbian Museum of Natural Science de Chicago, y para forrar los esqueletos metálicos de animales prehistóricos, pues con el cimbrado tradicional no podían lograrse las formas irregulares en los músculos de los dinosaurios.

 

Según el ACI 506 R. " es un mortero o un concreto transportado por algún medio, vía húmeda o vía seca, a través de una manguera y lanzado neumáticamente a una gran velocidad contra una superficie" es simplemente un sistema de colocación del concreto en el cual las diferencias básicas radican en:

 

1.- El tamaño máximo de agregado del concreto lanzado es de 3/8 de pulgada.

2.- En el momento de impactar sobre alguna superficie de aplicación, una parte del material rebota.

3.- La superficie de aplicación o soporte, puede presentar cualquier forma e inclinación.

4.- La relación agua/cemento es generalmente baja 0.4.

5.- Requiere mayor cantidad de cemento, entre 300 a 500 kg/m3

Con este método de colocación se obtiene concretos más compactos y con mayor adherencia, permitiendo obtener elementos delgados y formas libres que difícilmente pueden construirse con técnicas convencionales.

 

Proyección por vía seca.

 

Consiste básicamente en lo siguiente:

 

1.- Se prepara una mezcla de cemento, agregados secos o con su humedad natural (del 3% al 6%), y en su caso, aditivos en polvo y fibras metálicas, mezclados hasta conseguir una perfecta homogeneidad.

2.- la mezcla se carga en la maquina lanzadora; en ese momento se pueden agregar los aditivos acelerante en polvo para conseguir resistencias iniciales altas y disminuir el rebote.

3.- El equipo introduce el material hacia la manguera de transporte.

4.- El material es transportado mediante aire comprimido hacia la boquilla a gran velocidad.

5.- En esta se introduce agua a presión junto con el aditivo acelerarte líquido.

6.- La mezcla ya húmeda es lanzada a alta velocidad desde la boquilla hacia la superficie, compactándose simultáneamente con la colocación.

 

Algunas ventajas que presenta este tipo de proyección son las siguientes:

 

-El agua de mezclado y la consistencia de la mezcla se controlan directamente en la boquilla, lo que permite adaptarse a condiciones variables de colocación.

-Permite mayores distancias de transporte.

-Se simplifican las operaciones de inicio y termino con un mínimo de perdida y mayor flexibilidad de colocación.

-Requiere bajas relaciones de a agua/cemento.

-Permite tener una mayor energía de compactación.

-La máquina de impulso es generalmente más económica.

 

 

 

Proyección por vía húmeda

 

El proceso comprende las siguientes etapas:

 

1.- se mezcla el cemento, los agregados, el agua y los aditivos, exceptuando normalmente el acelerante, hasta conseguir una mezcla homogénea.

2.- El concreto se carga a la maquina lanzadora.

3.- La mezcla se introduce hacia la manguera de transporte.

4.- El material se transporta por desplazamiento mecánico similar al del concreto bombeado o mediante aire comprimido hacia la boquilla. En la boquilla se inyecta aire adicional o a presión para incrementar la velocidad, y es en donde se adicionan habitualmente los aditivos acelerante.

 

La aplicación por vía húmeda presenta ventajas como:

 

-El agua de mezcla se controla en la etapa de mezclado      dosificándose con mayor precisión.

-Permite reducir la cantidad de agua mediante un adecuado -     empleo de aditivos plastificantes y superfluidificantes.

-Se logran mezclas más homogéneas.

-Disminuyen las pérdidas de cemento y la generación de polvo.

-Normalmente produce menos rebote.

Permite tener mayores volúmenes de producción.

 

Preparación del lugar y colocación.

 

La preparación de la superficie depende del tipo del material a utilizar. La naturaleza del soporte tiene una importancia primordial para la adherencia y durabilidad del concreto lanzado. Toda superficie suficientemente sólida para soportar el impacto del chorro de proyección puede servir como superficie de aplicación o soporte para el concreto lanzado: por ejemplo, la roca o el terreno natural, la mampostería, el concreto, madera y materias sintéticas, cimbras y aislantes, y solo podrá tener buenos resultados cuando se presenta la debida atención a la condición o integridad estructural de la superficie receptora. Para que el concreto lanzado sea colocado correctamente y pueda adherirse a la superficie de aplicación, este no debe de vibrar, pues puede desprenderse al concreto adherido anteriormente.

 

El objetivo de colocar mezclas proyectadas, es la obtención de un concreto o mortero compacto, resistente y bien adherido reduciendo al mínimo la pérdida del material producida por el rebote en una operación limpia y uniforme. Esto depende de numerosos factores, entre ellos la fuerza y el impacto del ángulo del chorro.

Al comenzar la colocación, tanto la máquina de impulsión con sus equipos de apoyos como accesorios, deben estar correctamente instalados, limpios, con medidores calibrados y el mantenimiento al día. Las mangueras de mezclas, deben estar lo más recto posible a fin de obtener un flujo continuo y reducir el desgaste.

 

Las máquinas de vía seca parten introduciendo aire comprimido en el sistema, e incorporan lentamente la mezcla. El operador de la maquina debe balancear el flujo de aire y de materiales con la finalidad de proveer una inyección continua en la boquilla, el lanzador controla el volumen de agua que humedece la mezcla la cantidad justa que de un ligero brillo a la superficie, regulándola para los distintos requerimientos. Si la mezcla proyectada es demasiado seca se forma polvo, además no se adhiere, aumentando la cantidad de rebote. En cambio cuando la cantidad de la mezcla es demasiado húmeda el concreto no se adhiere pudiendo desprenderse. Para obtener un concreto lanzado compacto y adherente, y una cantidad mínima de rebote, el lanzador debe de cuidar la dosificación del agua en la proyección, controlarla continuamente, adecuando la dosificación del agua a las variaciones de la cantidad de mezcla salida de la lanza ya que el mismo trabajo de colocación va indicando el requerimiento de agua.

 

En el método por vía húmeda, el control sobre el contenido de agua lo tiene el dosificador, y se verifica mediante el revenimiento. La mezcla se alimenta con un revenimiento adecuado a la tolva del equipo, la cual contiene un agitador. El operador bombea entonces una mezcla controlando el flujo y volumen de material hacia la boquilla, donde se agregan aire comprimido, controlado por el lanzador para regular la velocidad de proyección.

 

El concreto lanzado es ideal en obras de consolidación de rocas, taludes y trabajos subterráneos (galerías, túneles,cavernas), para revestir e impermeabilizar obras hidráulicas como cisternas, estanques y canales, reparación y refuerzos de estructuras, revestimientos en general y un sin número de operación altamente especializadas.